Crea Tu Viaje

Verdades sobre Tailandia que hacen que los viajes allí se vuelvan una adicción

Sigues volviendo a Tailandia una y otra vez, y aun no sabes muy bien porqué. Los motivos a veces son muy simples, porque está “tierra de sonrisas” está llena de sorpresas que no pueden ser negadas.

Vamos a descubrir las sorpresas que nos esperan en Tailandia.

“Mai pen Rai”

“Mai pen Rai”- que significa “no hay problema”, es también el estilo de vida tailandés. Este espíritu despreocupado puede verse en las calles de Tailandia, desde el tráfico más tranquilo hasta los atascos con ruidos ensordecedores de bocinas, en los que la gente no parece tener prisa. La gente local siempre sonríe, como diciéndote “todo va a salir bien, no te preocupes”. Para un viaje de trabajo puede resultar estresante, pero para unas vacaciones es perfecto.

Los caminos inexplorados aún existen

A pesar de que hay miles de rutas turísticas explotadas desde Bangkok a las islas y hasta Chiang Mai, todavía quedan muchos lugares poco frecuentados por los turistas. La culturalmente rica región de Isan en el noreste tiene templos jemeres, festivales que parecen interminables y una colección de música, gastronomía, textiles y vestidos única. Aquí no se habla mucho inglés, pero la comunicación gestual puede abrirte las puertas a la hospitalidad del lugar y seguramente acabes experimentando esos momentos de viaje en los que piensas “¿cómo he llegado aquí?” que todos recordamos con cariño.

Los hoteles flotantes también son una realidad

… Y pueden poner las camas de agua a un nivel muy bajo. Los hoteles flotantes de Tailandia ofrecen muchos tipos de diversión y van más allá del concepto típico de alojamiento tailandés. Construidos sobre robustas balsas de bambú y anclados a los ríos que surcan la jungla, estos retiros espirituales merecen una visita. Podrás observar a los pescadores pasando al lado de tu puerta por la mañana y a varios animales bebiendo del río al atardecer.

Descubrirás lugares por los que caminan los dinosaurios

Para vivir una experiencia en Tailandia que nadie más de tu círculo haya hecho, deberías ir al museo Sirindhorn y al yacimiento arqueológico de dinosaurios de Phu Kum Khao. Este lugar alberga la mayor colección de fósiles del Sudeste Asiático, dispone de buenas explicaciones en inglés y un ambiente inigualable para los entusiastas del tema. Deja volar tu imaginación: junglas calurosas, una atmósfera parecida a la de Parque Jurásico, hojas de plantas que tienen el mismo tamaño que tu torso… Puede que no encuentres un tiranosaurio, pero con suerte podrías encontrar sus huellas. ¡Es el sueño de todo niño!

Encontrarás la guarida secreta del enemigo de James Bond

Nunca voy a olvidar la escena del hidroavión volando sobre las aguas brillantes, con el paisaje repleto de pilares de roca caliza teñidos del verdor de la vegetación, mientras 007 busca la guarida de su mayor enemigo en la clásica película “El hombre de la pistola de oro”. Esa escena es una obra maestra y Koh Phing Kan – situado en el Parque Nacional de Tailandia Ao Phang Nga-, el lugar donde esa escena fue rodada, es también una maravilla de la naturaleza. Hoy en día, mucha gente conoce esta isla como “la isla de James Bond”. Aunque esta isla en sí está normalmente llena de turistas, hay muchos rincones en la bahía que son igualmente bellos y mucho más tranquilos. Da una vuelta en kayak para acceder a las cuevas, lagunas escondidas y otros lugares a los que no pueden acceder los barcos grandes (ni la mayoría de gente).

Observarás el pasado histórico en Bangkok

En su día Bangkok fue considerada la Venecia del Este debido a la abundancia de canales. Aunque en la actualidad no se conservan muchos, los que quedan pueden ofrecer una visión interesante de la vida en el pasado de la ciudad: casas de madera tradicionales, callejones destartalados y niños jugando en el agua para soportar el calor del mediodía, junto con algún mercado flotante. Esta puede ser la experiencia más exótica de tus vacaciones en una ciudad repleta de luces de neón, rascacielos y fiestas nocturnas. Para viajar al pasado en una metrópolis como Bangkok, solo tienes que ir al embarcadero de Tha Tien o a Wat Arjun en frente de Chao Phraya, y unirte a un tour o alquilar tu propia barca para realizar una excursión privada.