Crea Tu Viaje

No deberías viajar a Vietnam sin saber estas cinco cosas

1. Vietnam es un paraíso gastronómico

Como viajero, seguramente te preocupe la comida del lugar al que vayas a viajar. Sería trágico si no pudieras encontrar nada con lo que llenarte el estómago. Sin embargo, el arte culinario de Vietnam es una historia completamente diferente, ya que es tan excelente y diverso que puede encantarle a cualquiera. A diferencia de otros países asiáticos, donde los viajeros occidentales no pueden encontrar nada que se ajuste a sus gustos, la comida de Vietnam es una combinación del sabor asiático y el occidental debido a su rica historia. Por eso, cualquiera puede encontrar algo que comer, sin importar su edad, nacionalidad o preferencias.

2. Vietnam es uno de los países más seguros del mundo

Si existe cualquier peligro o te preocupa la seguridad de algún lugar en mundo, recomendamos que no vayas allí. Pero no tengas miedos infundados. Si tienes algún miedo por venir a Vietnam, no lo tengas, pues debes saber que este país es muy seguro. Además de hermosas playas, deliciosa comida y encantadores paisajes, Vietnam tiene un nivel de seguridad muy alto en todo el mundo, pues no se encuentra bajo ninguna amenaza terrorista, según un artículo publicado en el periódico Daily Star.

3. El idioma oficial es el vietnamita, pero también el inglés

Siendo un país que considera el conocimiento del inglés como una asignatura clave en el sistema educativo, no es sorprendente que Vietnam sea considerado como uno de los más fáciles en términos de comunicación para los hablantes de inglés, según el periódico británico Daily Mail. Más de la mitad (53,81%) de la población vietnamita puede hablar inglés, justo por detrás de dos países vecinos: Singapur (61,08%) y Malasia (60,3%). Puedes encontrar a alguien que hable inglés fluido en cualquier lugar de este país, incluso en las regiones étnicas como Sapa.
A pesar de esto, estamos seguros de que será fácil recordar un par de cosas en vietnamita: “xin chao” (hola) o “cam on” (gracias).

4. Los precios son buenos, pero no extremadamente baratos

Un vaso de cerveza fresca vietnamita puede costar unos 15 céntimos. El famoso “banh mi” (bocadillo vietnamita) vale como mínimo unos 50 céntimos y un almuerzo puede tener el mismo precio. Puedes comer en todos los puestos de comida callejera de manera muy barata si quieres.
Sin embargo, no esperes que una habitación en un hotel de cinco estrellas tenga un valor similar. Al final, se paga lo que se obtiene. Como viajero, deberías pagar por obtener servicios de buena calidad.

5. La hospitalidad vietnamita es legendaria


No te sorprendas si alguien que acabas de conocer te trata como a un amigo, ofreciéndote comida y bebida hasta que no puedes más y haciéndote sentir como en casa. Tampoco te sorprendas si alguien que no habla inglés de manera fluida te intenta enseñar el camino a un restaurante o se queda contigo más de media hora. En cuanto llegues a Vietnam, dos cosas te darán la bienvenida: su clima cálido y pegajoso y su gente amable.
Sin embargo, si te conviertes en el invitado de una familia local, no te quedes más de lo necesario.
Y, por último, el título es simplemente una broma. Puedes venir a esta encantadora tierra siempre que quieras. El país entero te recibirá con los brazos abiertos de la mejor manera que puedas imaginar. Aunque, investigar un poco sobre Vietnam antes de venir aquí no puede hacerte ningún daño. Siempre es mejor saber cualquier cosa del lugar que vas a visitar.