Crea Tu Viaje

Lugares misteriosos en el Sudeste Asiático

Mientras que la belleza y el esplendor caracterizan la mayor parte del Sudeste Asiático, también hay algunos lugares que pueden hacer las delicias de los amantes de los mitos. Con una historia amplia y misteriosa, el Sudeste Asiático todavía ofrece a los exploradores muchos puzles que permanecen sin resolver.

Vamos a comenzar un tour virtual para conocer los misterios más profundos de esta impresionante tierra.

Angkor Wat (Camboya)

Increíble y enorme, Angkor Wat en Camboya es un nombre famoso para todos los viajeros, con no solo una belleza espectacular sino también algunos misterios que quedan sin resolver. Rodeado de salvajes junglas, Angkor Wat muestra el trabajo del misterioso pueblo jemer. El complejo es un lugar religioso aparentemente dedicado al dios Visnú, que puede ser visto en muchos lugares de esta gran ciudad. A pesar del declive que sufrió tras la desaparición de la civilización jemer, Angkor Wat todavía se erige con majestuosidad ante cualquiera que vaya a visitarlo.

Sin embargo, hay muchas cosas inexplicadas sobre Angkor, como, por ejemplo: la ciudad de Angkor tenía una población de un millón de habitantes, con un complejo sistema de irrigación, carreteras pavimentadas y hermosos edificios; aun así, en 200 años la civilización jemer colapsa sin razón aparente. Sobre la construcción de Angkor, las piedras, tan lisas como mármol pulido, fueron colocadas sin mortero, con separaciones unas de las otras tan pequeñas que a veces son difíciles de encontrar. Algunos bloques están sujetos con mortajas y encajados en forma de espiga, y otros están ensamblados a cola de milano o pato ayudándose de la gravedad. Estos misterios son una de las principales razones por las que miles de turistas visitan Angkor cada año.

Pagoda Kyaiktiyo (Myanmar)

La pagoda Kyaiktiyo, o la Roca Dorada, es un templo budista ubicado en el estado Mon de Myanmar. Este pequeño templo fue construido sobre una roca de granito cubierta de hojas doradas puestas ahí por los hombres devotos. La roca está en el borde de un acantilado, por lo que muchos budistas creen que el lugar es milagroso. Según la leyenda, la piedra dorada cuelga peligrosamente de un cabello del pelo de Buda. Esta roca parece desafiar la gravedad, ya que aparenta estar perpetuamente a punto de caer por el acantilado.

Hoy en día, la roca dorada se ha convertido en un lugar de peregrinaje y una atracción turística. Es un fenómeno natural de Myanmar que merece la pena ser visitado.

Llanura de las jarras (Laos)

La versión asiática del Stonehenge – la llanura de las jarras en Laos – tiene todos los ingredientes necesarios para dar rienda suelta a la imaginación. Rodeada de misterios y mitos y teñida de intriga y tragedia, es una extraña colección de cilindros antiguos esparcidos a cientos a lo largo y ancho del campo de la provincia del norte de Laos, Xieng Khuang, afligida por la guerra.
La visión de 250 jarras gigantes de 10 pies esparcidas por la llanura puede asombrar a cualquiera. No se sabe aún porqué esas jarras están ahí, aunque algunas teorías dicen que antiguamente se usaban como lugares de enterramiento en rituales arcaicos. Sin embargo, hay algunas leyendas que dicen que estas jarras evidencian la existencia de gigantes en la Tierra.

Templo Wat Samphran (Tailandia)

Wat Samphran es posiblemente el más misterioso de todos los templos de Tailandia: su exterior es muy inusual, no hay ningún detalle que pueda encontrarse sobre la historia del templo, quién lo diseñó ni la leyenda que lo envuelve.

Con 17 pisos, es muy grande y su color rosado es especialmente curioso – eso es lo que piensas antes de ver el enorme dragón enroscado en su torre. Ubicado en un lugar poco turístico, el templo puede encontrase en dirección a la Academia de Policía tras dejar atrás el Campo de Elefantes Samphran.

Además de la estructura principal, los jardines del templo tienen muchas otras esculturas gigantes similares y una imagen enorme de Buda en bronce. Visitar este templo es ciertamente una experiencia única.

Santuario My Son (Vietnam)

My Son se encuentra en el valle de la provincia de Quang Nam al sur de Vietnam, a unos 69 kilómetros al sureste de la ciudad de Da Nang. Desde el siglo IV hasta el XV fue una ciudad imperial durante la dinastía Cham. Además de la ciudad de Hoi An, un destino antiguo de valor histórico en Da Nang, My Son en Quang Nam es también un sitio de turismo cultural e histórico.

Este santuario tiene más de 70 obras arquitectónicas, entre las que se incluyen templos y torres que están conectadas entre sí por complejas estructuras de ladrillo rojo. El principal componente de la arquitectura Cham es la torre, construida para reflejar la divinidad del rey. Los ladrillos son el elemento principal en la construcción de las torres Cham. Sin embargo, hoy en día no hay una explicación razonable para describir el material de construcción, el método de cocción de los ladrillos y el sistema de edificación de Cham Pa. En la actualidad se mantiene como un atractivo secreto para el hombre contemporáneo.