Crea Tu Viaje

Los mejores lugares en Indochina para los enamorados

“Cada una de las esquinas de los viejos callejones de Indochina tiene historias que pueden llenar varios libros. Cada piedra en tu camino puede contarte una historia única. Cada arrollo cristalino que fluye a través de la aventura de tu vida puede contener un mito. Cada pueblo de montaña, cada aldea en medio de la naturaleza, cada río, cada playa. Y al final del camino, me doy cuenta, en pánico, de que las miles de fotos que he tomado de mi viaje están vacías, ya que no pueden describir los sentimientos reales vividos en cada una de ellas.”

Viajar y amar es lo mismo. Ambos pueden cambiar tu vida. Ambos nos obligan a enfrentarnos a nuestro más sincero y real yo. Si has encontrado a alguien con el que compartir el viaje de tu vida, cualquier lugar puede convertirse en un paraíso. Aquí te enseñamos algunos destinos en Indochina que te resultarán muy románticos:

Da Lat, Vietnam

La mayoría de vietnamitas considera esta ciudad “la ciudad del amor”, y, una vez allí, pronto te darás cuenta del ambiente romántico que se respira. Quizá sea por las flores, o porque se encuentra situado a mitad de camino entre el cielo y la tierra en una meseta que lo separa de otros lugares más mundanos, la misteriosa zona montañosa de Lang Biang; el caso es que la reputación de este lugar existe por algo. Este destino de luna de miel descansa en medio de extensos bosques de pinos y colinas sinuosas.
Da Lat, cuya temperatura ronda los 25ºC en verano (lo que es raro para un país tropical como Vietnam), puede enamorar a cualquier pareja con sus antiguos pueblos teñidos de amarillo y moteados de vistosas violetas, enormes cerezos y flexibles mimosas; con sus avenidas flanqueadas por árboles y cubiertas de flores. Encontrarás hermosas cascadas que fluyen como brillantes muros de piedras preciosas, y bellos lagos escondidos. Hallarás también un colorido mercado nocturno, gente muy amable, pedacitos de historia en el Palacio de Verano y también diversas aventuras cuando escales la cima de la Cascada Datanla.


¡La noche estrellada de Da Lat os espera, tortolitos!

Hoi An, Vietnam

Todavía recuerdo el momento más perfecto de mi vida en Hoi An. Fue un momento en el que me levanté rodeado por el abrazo de un pueblo antiguo de viejas casas amarillentas, decorado con hermosas flores, tambaleantes tiendas de madera iluminadas con farolillos de seda roja, ondeantes arrozales verdes y cestas cargadas de plateados peces: Hoi An evoca la antigua época de los siglos XVII y XVIII. La mezcla de arquitectura vietnamita, china, japonesa y europea permanece intacta y estas diversas culturas fluyen por todos sus callejones.

Esta ciudad patrimonio de la humanidad por la UNESCO sigue manteniendo su antigua belleza después de casi 300 años. El sabor de su exquisita comida, la tranquilidad del río Thu Bon en una mañana ventosa, el color de los farolillos cada noche, la diversión de los mercados locales, el olor del café vietnamita en el balcón decorado de una cafetería. Parece que todos mis sentidos se quedaron allí. También mi amor y mi corazón.

Phuket, Thailand

Con playas de aguas cristalinas y bellas costas bordeadas de palmerales, Phuket supone una escapada romántica para cualquier pareja. “Tu amor renace aquí”, según dicen; “¿cómo podría no ser así?” me digo yo. Indudablemente puede ser comparado con una supermodelo muy sexy y rebelde. Podemos decir que es la Miranda Kerr o Naomi Campbell del Sudeste Asiático. Cerca de dos millones de visitantes al año, incluyendo celebridades de todo el mundo vienen aquí por sus resorts de lujo, sus impresionantes paisajes, islas, playas, restaurantes y vida nocturna.

Te volverás adicto a todo. Te volverás adicto a los paseos en barco para explorar al este la espectacular bahía de Phang Nga, donde brotan rocas de piedra caliza del agua. Te volverás adicto a la jungla del norte, donde verá elefantes, riachuelos y albergues de madera en el Parque Nacional de Khao Sok. Te volverás adicto a la arquitectura sino-portuguesa del viejo pueblo de Phuket.
Tu amor renace aquí, ¡recuérdalo!

Koh Kong, Camboya

 

Situado en el sudoeste de Camboya, en la costa fronteriza con Tailandia, el tranquilo Koh Kong ofrece a los amantes maravillas de la naturaleza, selvas vírgenes, abundante fauna y preciosas cascadas. Puedes caminar por las famosas Montañas de Cardamomo (el bosque pluvial más grande hoy en el Sudeste Asiático) en la provincia de Koh Kong y ver el río Tatai, un pintoresco torrente de aguas cristalinas. Las aldeas locales siguen las tradiciones ancestrales y una vida basada en la pesca. La mayoría están habitadas por personas de las tribus jemer y thai.

Tú y tu pareja podéis comer a la luz de peceras que actúan como lámparas mientras recordáis lo que habéis hecho durante el día: observar pájaros al amanecer, montar en bicicleta de montaña a través de senderos de piedra, nadar en cascadas y ahuyentar sanguijuelas. ¿Suena romántico?

Luang Prabang, Laos

Luang Prabang es una ciudad de 700 años de antigüedad. Lo sé, es muy antigua Estar en Luang Prabang despierta sentimientos únicos, la atmósfera que respiras aquí está plagada de historia. La fundación de la ciudad está asociada a muchas leyendas muy interesantes, incluyendo la que cuenta que Buda sonrió en este lugar mientras descansaba de sus viajes, profetizando que sería una ciudad rica y poderosa.

Esta ciudad te relajará y despertará tu imaginación con su combinación de servicios de lujo y su dosis de espiritualidad. El momento en que estés sentado en la sagrada confluencia de los ríos Mekong y Nam Khan (río Khan) observando el conjunto de 33 wats dorados protegidos por la UNESCO, a los monjes con túnicas de color azafrán, las antiguas villas indochinas y disfrutando de la exquisita cocina francesa, sabrás que es verdad. La escena matutina de los monjes pidiendo limosna es espectacular, y también lo son la montaña Phousi y la Cascada Kuangsi.